Otorrinolaringología

Los otorrinolaringólogos tratan una amplia gama de problemas médicos, desde dolor de oído, infecciones de oído, problemas de audición o sinusitis hasta dificultad para tragar, bultos en la cabeza o cuello y parálisis facial.

La Dra. Monroy evalúa problemas de ronquidos y de los cornetes inferiores.

La Dra. Monroy ofrece una opción de telemedicina (citas online por videoconferencia). La consulta médica online puede ser una buena opción si necesitas una segunda opinión, si quieres revisar tu medicación y/o renovar recetas médicas, o si necesitas hablar de tus síntomas pero no puedes o preferieres no desplazarte para una cita en persona. Puede que más adelante se requiera una cita en persona. Ponte en contacto con nosotros si quieres reservar tu cita de telemedicina.

Actualización COVID-19: Durante la situación actual debido al coronavirus, en My Medica queremos seguir cuidando de nuestros pacientes. Os animamos a reservar citas por videoconferencia para reducir el contacto en persona y los desplazamientos hasta que la situación mejore.

Nuestros otorrinos

Dra. Victoria Monroy Parada

Otorrinolaringóloga

Nuestras consultas

Muchas afecciones pueden causar dolor de oído. La causa más común es una infección de oído.
La sinusitis crónica es una infección de los senos paranasales que dura más de tres meses. Los síntomas pueden incluir bloqueo nasal, secreciones nasales, dolor facial y dolor de cabeza, congestión, goteo posnasal y alteración del sentido del olfato.
Las infecciones del canal auditivo (otitis externa aguda) ocurren cuando una bacteria u hongo infecta el canal auditivo. Esto causa dolor severo en el oído asociado a pérdida auditiva, zumbidos, picazón y secreción.
La pérdida auditiva es causada por una variedad de afecciones que afectan el órgano auditivo o la conexión nerviosa con el cerebro.
La congestión nasal es a menudo incómoda y molesta. Si no se trata puede causar efectos secundarios desagradables cuando los pacientes tienen que respirar por la boca, como sequedad excesiva en la boca, lo que puede dañar las encías y causar babeo. El sentido del olfato y el gusto también pueden verse afectados. Los ronquidos también pueden ser consecuencia de una congestión nasal.
Si aparece un bulto en el cuello sin infección, es aconsejable que un otorrino lo revise con urgencia.