Psiquiatría

Los psiquiatras se encargan de diagnosticar, tratar y prevenir enfermedades de salud mental. Pueden tratar problemas como ansiedad, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión y trastorno bipolar. Nuestra psiquiatra es experta en TADH del adulto y TOC.

Nuestros psiquiatras

Nuestras consultas

Los criterios de diagnóstico para el trastorno por déficit de atención se diseñaron para identificar el TDAH en niños, no en adultos. Estos criterios de diagnóstico a menudo no ayudan a diagnosticar el TDAH en adultos que han encontrado formas de compensar los síntomas, por ejemplo, hiperconcentrándose en una tarea concreta. El TDAH es normalmente diagnosticado en niños que no consiguen focalizar su atención. Hay personas que pasan desapercibidas y nunca son diagnosticadas.
El trastorno por déficit de atención e hiperactividad antes se conocía como TDA o TDAH. Anteriormente, a los pacientes con síntomas predominantes de déficit de atención se les diagnosticaba con TDA y a los pacientes con síntomas más hiperactivos e impulsivos con TDAH. Hoy en día, de acuerdo con los cambios en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, quinta edición (DSM-5), este trastorno se llama simplemente TDAH y a los pacientes se les diagnostica uno de los tres subtipos.
El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es un trastorno neuroconductual. Los síntomas incluyen dificultades importantes de atención, hiperactividad, impulsividad o una combinación de estos tres. El DSM-5 identifica tres tipos de TDAH: presentación combinada, presentación predominante con falta de atención y presentación predominante hiperactiva/impulsiva. Otros síntomas incluyen sensación de bajo rendimiento, tendencia a preocuparse, inseguridad, cambios de humor y otros.
La preocupación, el miedo y la ansiedad son síntomas comunes en todos nosotros. Son sentimientos humanos normales cuando nos encontramos en situaciones difíciles. Sin embargo, si estas reacciones continuan en el tiempo pueden surgir problemas, es decir, si la respuesta al estrés se vuelve crónica o excesiva.
La ansiedad puede manifestarse con síntomas mentales, físicos y de comportamiento. La ansiedad a menudo puede conducir a la depresión.
La Dra. Grau tiene amplia experiencia en la evaluación de trastorno por estrés postraumático. Comprender tus síntomas y tu tratamiento puede ayudarte a recuperar la sensación de control sobre tu vida. El principal tratamiento es la psicoterapia, pero el tratamiento también puede incluir medicación.
La depresión afecta no solo a cómo nos sentimos, sino también a cómo pensamos sobre distintas cosas, a cómo nos comportamos y a cómo interactuamos con los demás. También afecta a nuestros niveles de energía, nuestra concentración, nuestra calidad de sueño y ritmos corporales, así como a otros aspectos de nuestra vida.
Muchos pacientes con depresión no se recuperan después del tratamiento inicial. A veces, el tratamiento solo alivia parcialmente los síntomas, o la persona experimenta efectos secundarios. Se pueden explorar varias opciones de tratamiento diferentes. Trabaja con tu médico u otro profesional de salud mental para encontrar el mejor tratamiento posible, aunque puede costar tiempo y esfuerzo probar nuevos enfoques.
El TOC es una afección común caracterizada por pensamientos, imágenes o impulsos (obsesiones) recurrentes no deseados que provocan ansiedad, así como esfuerzos para resistir o neutralizar la ansiedad obsesiva a través de conductas de evitación y acciones repetitivas (compulsiones) o rituales compulsivos. El TOC puede tener muchas presentaciones diferentes. Con frecuencia las personas que sufren TOC tardan años en pedir ayuda.
El trastorno dismórfico corporal es un problema de imagen corporal. Se define como una preocupación fuera de lo normal por algún defecto percibido en la apariencia física. Una persona con trastorno dismórfico corporal puede que evite ciertas situaciones sociales y públicas, o que dedique mucho tiempo y energía a ocultar el defecto percibido. Esto significa que puede pasar varias horas al día pensando en este defecto, o puede sentirse obligado a repetir ciertos comportamientos, como comprobar su apariencia en el espejo, buscar reafirmaciones constantes, pellizcarse o rasgarse la piel, comparar su apariencia con otras personas y otras conductas compulsivas.
El trastorno bipolar es un trastorno del estado de ánimo que implica cambios de humor extremos, de manía (ánimo excesivamente elevando) a depresión. El patrón de cada persona con trastorno bipolar es diferente. Algunas personas tienen más episodios depresivos, mientras que otras tienen más episodios maníacos. A veces, un episodio maníaco también tiene algunos elementos depresivos. Esto se conoce como un episodio mixto. Algunas personas tienen largos períodos de estabilidad entre episodios, mientras que otras tienen episodios con mayor frecuencia. La duración y la gravedad de los episodios también difieren de persona a persona.
La psicosis describe experiencias, como escuchar cosas, tener pensamientos paranoicos y sospechosos, o tener creencias inusuales, que otras personas no experimentan ni comparten. Estos y otros síntomas pueden hacer que sientas que tus pensamientos y emociones son confusos o desordenados. Las experiencias psicóticas pueden ser muy angustiantes y perturbadoras.
El sueño es un requisito fundamental que juega un papel crucial en la restauración física de nuestro cuerpo, la función cognitiva y el procesamiento emocional.
La preocupación patológica a menudo se manifiesta como una cadena de pensamientos negativos, imágenes y dudas sobre cosas que podrían suceder en el futuro.
Un examen médico independiente es una evaluación imparcial sobre la enfermedad, el diagnóstico previo o los síntomas del paciente.